www.buenasideas.org

Imprimir
Categoría: FAMILIA

Ser padre, divorciarse... Destruir el mundo


Enviado por Ismael Martínez
Artículo de Salvador Sostres, columnista
www.elmundo.es / jueves 10 de enero de 2013




Ser padre y divorciarse es condenar a tu hijo –y especialmente a tu hija– a una permanente infelicidad. De mi mujer he aprendido lo importante que es tener una familia estructurada y sólida, la seguridad que confiere que pasen los años y que tu primer paraíso permanezca intacto.

No es aceptable que un padre se divorcie porque se ha cansado o se ha desenamorado. Ser padre es comprender que ya no eres lo más importante de tu vida. Ser padre es dejar de compadecerte y ocuparte de lo fundamental, que es el bienestar, la educación y las claras referencias de tu hija. Los padres somos lo que protegemos. Somos lo que callamos, lo que en silencio gritamos o lo que lloramos cuando nadie nos ve para que nuestro hijo –y sobre todo nuestra hija– tenga derecho a su paraíso como una fortaleza que siempre le acompañe.

Eso lo sabemos mejor que nadie los hijos de padres separados por lo extraños que muchas veces nos hemos sentido, sin saber qué decir ni qué pensar. Amo a mi mujer con locura, pero la promesa de nuestro matrimonio nos trasciende porque sabemos que nos debemos a nuestra hija.

Muchas veces te dije que antes de hacerlo había que pensarlo muy bien. Si ante la devastación con que estás a punto de arrasar la vida de tu hija todo lo que tienes que decir es que tu mujer ya no te gusta, o que ya no la puedes soportar; si éste es tu argumento ante el terrible dolor que vas a provocar, no has comprendido el deber, el sacrificio, lo irreversible de ser padre.

Si a la primera dificultad prefieres tu comodidad a su felicidad, tu lamento a su estructura, ¿dónde vas a esconderte cuando tengas que jugarte la vida por ella? Has de saberlo: vendrán días terribles.

Tomamos una decisión adulta y libre, y tenemos que responder por ella. Si consideras que te equivocaste, asume tu error y carga con sus consecuencias, procurando no perjudicar a nadie, y mucho menos a tu hija. Fundamos una familia y ésta es nuestra promesa ante Dios, ante nuestra mujer y ante nuestra hija; y ésta es nuestra misión y el sentido de nuestra vida.

Un hombre aguanta y paga el precio. Nadie dijo que fuera sencillo. Lo demás es propaganda relativista y destruir el mundo.

Vistas: 8545