www.buenasideas.org

Imprimir
Categoría: FE

Entrevista al Director de L'Osservatore Romano


Enviado por Guillermo Callejo
Entrevista de www.primeroscristianos.com a GIOVANNI MARIA VIAN
Director de L’Osservatore Romano
Catedrático de Filología Patrística por la Universidad de La Sapienza de Roma

Presentamos a continuación una entrevista a Giovanni Maria Vian, Director de L’Osservatore Romano Catedrático de Filología Patrística por la Universidad de La Sapienza de Roma, concedida a www.primeroscristianos.com, en la que anima a dar a conocer el ejemplo de los primeros seguidores de Cristo y los considera una prueba de la fuerza transformadora del cristianismo.

EL PONTIFICADO DE BENEDICTO XVI HA SIDO UNA CONTINUA CATEQUESIS SOBRE LOS PRIMEROS CRISTIANOS. ¿QUÉ RELEVANCIA PUEDE TENER PARA UN CREYENTE, EN EL CONTEXTO ACTUAL, LA VIDA DE UNAS PERSONAS TAN LEJANAS EN EL PASADO?

Lejanas pero muy cercanas. Me acuerdo de un encuentro. Yo era todavía un estudiante -tenía 20 años- y por el 25 aniversario de bodas de mis padres, con mi familia, nos recibió Pablo VI y me preguntó a qué me dedicaba. Ya por aquel entonces estudiaba los Padres de la Iglesia y él salió con una expresión muy acertada: “Luce che vengono da lontano”, “luces que vienen de lejos”. Para mí es una frase que encierra todo: encierra la dificultad histórica que tiene el acercarse a figuras y personajes tan lejanos, porque efectivamente son muchos siglos, y si tenemos dificultad para comprender la mentalidad del siglo pasado, cuánto más con la mentalidad de la antigua edad tardía. Al mismo tiempo son luces, aunque su brillo se perciba muy tenue. Es la tradición cristiana, y este es el sentido de la decisión del Papa por hablar —en los encuentros que mantiene semanalmente con fieles y visitantes— primero de los apóstoles y las primerísimas generaciones de cristianos y después los Padres de la Iglesia. Tradición quiere decir ‘transmitir’, y la tradición es un concepto fundamental e irrenunciable de la fe cristiana. Es importante esta elección del Papa porque invita a las cristianas y a los cristianos de hoy a reanudar su relación con la tradición de la fe.

EN GENERAL, AL HABLAR DE LOS PRIMEROS CRISTIANOS, MUCHA GENTE TIENE EN MENTE DOS ESTEREOTIPOS BASTANTE ALEJADOS DE LO QUE PODRÍAMOS DENOMINAR “LA VIDA CORRIENTE”; EN EFECTO, TODO CRISTIANO DE LOS PRIMEROS SIGLOS PARECE SER O MÁRTIR O PADRE DE LA IGLESIA. ¿HASTA QUÉ PUNTO SE CORRESPONDE CON LA REALIDAD ESTA CONCEPCIÓN?

Es evidente que los Padres de la Iglesia son sobre todo intelectuales, maestros de la fe, y al hablar de primeros cristianos uno suele pensar en estos autores. “Padres” es una palabra que en la tradición de la Iglesia significa ‘persona autorizada’, que tiene autoridad. Por otra parte, los mártires son testimonios de Cristo; porque martirio quiere decir eso, testimonio. Y es el “martirio” que puede dar cualquier cristiano hoy mismo. Es evidente que son figuras excepcionales, pero al mismo tiempo son figuras que han sabido transmitir su experiencia de Cristo. El Papa nos escribió en su primera encíclica que el cristianismo no es una ideología, ni una ética: es el encuentro con una persona, Cristo. Lo que transmiten los Padres es una experiencia de Cristo, pero lo han sabido hacer de manera muy creativa y muy sencilla. Y es lo que está haciendo el Papa mismo. Desde antes de ser director de L’Osservatore Romano —llevo escribiendo en los periódicos desde hace más de treinta años— varias veces me han pedido comentar las características de Benedicto XVI. Para mí una de sus características es el hecho de que el Papa está tan imbuido de tradición cristiana que no tiene necesidad de muchas citas, sino que él mismo está tan inmerso que habla como un Padre de la Iglesia y se entiende lo que dice, a pesar de que son discursos muy profundos. Es una manera de acercarse a la experiencia del cristianismo muy alta pero al mismo tiempo comprensible. Y es también una experiencia muy laica, porque los Padres de la Iglesia han sabido utilizar todos los recursos de la cultura clásica: los cristianos no constituyen un corpus separatum, sino que son como todos los demás. Ya a finales del siglo II Diogneto escribe que los cristianos no se distinguen de los otros hombres por idioma, ni por vestimenta, sino que son para el mundo lo que es el alma para el cuerpo.

EN LA ACTUALIDAD, AL IGUAL QUE EN LOS PRIMEROS SIGLOS DE SU EXISTENCIA, LA IGLESIA DEFIENDE UN MODO DE VIDA QUE ES PRECISO VIVIR EN UN AMBIENTE ADVERSO. ¿QUÉ IMPORTANCIA CREE QUE TUVO LA COHERENCIA DE VIDA DE ESOS PRIMEROS FIELES EN LA PROPAGACIÓN Y CONSOLIDACIÓN DEL CRISTIANISMO Y QUÉ IMPORTANCIA TIENE AHORA?

Yo me pregunto cuándo no ha sido difícil ser cristiano en la Historia. Porque aunque ha habido momentos menos difíciles, siempre es difícil ser coherente. Pero claro, en una época como la actual donde el secularismo se extiende cada vez más, para los cristianos es fundamental adquirir mayor madurez para ser más responsables y saber hacer frente a estos desafíos.

Vistas: 10521